basqueteam fomenta el deporte de alto nivel del País Vasco

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar
Noticias 01
julio
2024

BAT TO PARIS: Gimnasia rítmica / ‘El talento siempre se abre paso’

El amor de la gasteiztarra Salma Solaun por la gimnasia rítmica comenzó a la tierna edad de tres añitos en el Club Beti Aurrera de Vitoria. Solaun desarrolló de la mano de su entrenadora, Marga Armas, un nivel que le convirtió en campeona de España júnior de todos los aparatos. De modo que en 2019, a las puertas de Campeonatos del Mundo Júnior de Moscú, la seleccionadora estatal, Alejandra Quereda, apostó por ella para las pruebas de cuerda y cinta. Fue una decisión acertada ya que consiguió una merecida medalla de bronce con la cinta.

La carrera de Salma era meteórica, pero dos años más tarde sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda que le obligó a perderse el Mundial celebrado en Japón. Aquella lesión le apartó de la competición individual pero le abrió el camino en la de conjuntos, que ha resultado ser, si cabe, más exitosa. Al podio del Europeo de Tel Aviv le siguió el del Mundial de Sofia, que otorgó además al equipo de Salma el billete para los Juegos de París.

Su talento, su ángel, su magia, su físico y su elegancia son los adjetivos más recurrentes cuando se habla de Salma Solaun. El trabajo y el esfuerzo son obligatorios en la gimnasia rítmica, pero la vitoriana posee además aptitudes innatas que le han hecho brillar a pesar de las adversidades, porque las dotes excepcionales siempre acaban sobresaliendo, encontrando su camino.El amor de la gasteiztarra Salma Solaun por la gimnasia rítmica comenzó a la tierna edad de tres añitos en el Club Beti Aurrera de Vitoria. Solaun desarrolló de la mano de su entrenadora, Marga Armas, un nivel que le convirtió en campeona de España júnior de todos los aparatos. De modo que en 2019, a las puertas de Campeonatos del Mundo Júnior de Moscú, la seleccionadora estatal, Alejandra Quereda, apostó por ella para las pruebas de cuerda y cinta. Fue una decisión acertada ya que consiguió una merecida medalla de bronce con la cinta.

La carrera de Salma era meteórica, pero dos años más tarde sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda que le obligó a perderse el Mundial celebrado en Japón. Aquella lesión le apartó de la competición individual pero le abrió el camino en la de conjuntos, que ha resultado ser, si cabe, más exitosa. Al podio del Europeo de Tel Aviv le siguió el del Mundial de Sofia, que otorgó además al equipo de Salma el billete para los Juegos de París.

Su talento, su ángel, su magia, su físico y su elegancia son los adjetivos más recurrentes cuando se habla de Salma Solaun. El trabajo y el esfuerzo son obligatorios en la gimnasia rítmica, pero la vitoriana posee además aptitudes innatas que le han hecho brillar a pesar de las adversidades, porque las dotes excepcionales siempre acaban sobresaliendo, encontrando su camino.El amor de la gasteiztarra Salma Solaun por la gimnasia rítmica comenzó a la tierna edad de tres añitos en el Club Beti Aurrera de Vitoria. Solaun desarrolló de la mano de su entrenadora, Marga Armas, un nivel que le convirtió en campeona de España júnior de todos los aparatos. De modo que en 2019, a las puertas de Campeonatos del Mundo Júnior de Moscú, la seleccionadora estatal, Alejandra Quereda, apostó por ella para las pruebas de cuerda y cinta. Fue una decisión acertada ya que consiguió una merecida medalla de bronce con la cinta.

La carrera de Salma era meteórica, pero dos años más tarde sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda que le obligó a perderse el Mundial celebrado en Japón. Aquella lesión le apartó de la competición individual pero le abrió el camino en la de conjuntos, que ha resultado ser, si cabe, más exitosa. Al podio del Europeo de Tel Aviv le siguió el del Mundial de Sofia, que otorgó además al equipo de Salma el billete para los Juegos de París.

Su talento, su ángel, su magia, su físico y su elegancia son los adjetivos más recurrentes cuando se habla de Salma Solaun. El trabajo y el esfuerzo son obligatorios en la gimnasia rítmica, pero la vitoriana posee además aptitudes innatas que le han hecho brillar a pesar de las adversidades, porque las dotes excepcionales siempre acaban sobresaliendo, encontrando su camino.El amor de la gasteiztarra Salma Solaun por la gimnasia rítmica comenzó a la tierna edad de tres añitos en el Club Beti Aurrera de Vitoria. Solaun desarrolló de la mano de su entrenadora, Marga Armas, un nivel que le convirtió en campeona de España júnior de todos los aparatos. De modo que en 2019, a las puertas de Campeonatos del Mundo Júnior de Moscú, la seleccionadora estatal, Alejandra Quereda, apostó por ella para las pruebas de cuerda y cinta. Fue una decisión acertada ya que consiguió una merecida medalla de bronce con la cinta.

La carrera de Salma era meteórica, pero dos años más tarde sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda que le obligó a perderse el Mundial celebrado en Japón. Aquella lesión le apartó de la competición individual pero le abrió el camino en la de conjuntos, que ha resultado ser, si cabe, más exitosa. Al podio del Europeo de Tel Aviv le siguió el del Mundial de Sofia, que otorgó además al equipo de Salma el billete para los Juegos de París.

Su talento, su ángel, su magia, su físico y su elegancia son los adjetivos más recurrentes cuando se habla de Salma Solaun. El trabajo y el esfuerzo son obligatorios en la gimnasia rítmica, pero la vitoriana posee además aptitudes innatas que le han hecho brillar a pesar de las adversidades, porque las dotes excepcionales siempre acaban sobresaliendo, encontrando su camino.