basqueteam fomenta el deporte de alto nivel del País Vasco

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar
Piragüismo 02
agosto
2021

«Estamos fuertes, el barco va fino y vamos a ser un K2 a batir»

El palista de Basque Team Iñigo Peña ha admitido que son favoritos en la pelea por las medallas en el K2-1.000 metros del piragüismo sprint

Iñigo Peña es uno de los nombres que suena fuerte en los Juegos para obtener medalla. El palista de Basque Team, junto a su compañero Paco Cubelos, es uno de los grandes favoritos para subir al podio en el K2-1.000 de los Juegos de Tokio.

«Sabemos que cuando estamos los dos al cien por cien y hacemos buena regata, somos un barco difícil de batir. Después de dos platas en Mundiales, piensas que puedes sacar también una medalla olímpica. Somos los mismos, con el añadido de que estos son unos Juegos, son cada cuatro años y con ese plus de tensión y nervios, pero bueno, confiamos al cien por cien en nuestro barco, las sensaciones son buenas y confiamos en el trabajo y en nosotros mismos» ha asegurado Peña al equipo de comunicación de Basque Team desplazado a los Juegos.

El de Zumaia ha vivido un ciclo olímpico muy extraño no por un solo motivo, sino por varios. El primero y más obvio, la pandemia generada por la covid-19 que trajo consigo un aplazamiento de los Juegos sin precedente en la historia. El segundo, los cambios que tuvo que afrontar tras regresar de los Juegos de Río de Janeiro con un diploma olímpico por su quinto puesto en el K4-1.000.  Tras la cita carioca, la prueba dejó de ser olímpica, por lo que Iñigo tuvo que cambiar de embarcación y de compañero. Lo que a priori podía parecer un hándicap se convirtió en algo positivo, ya que Paco e Iñigo se adaptaron al instante; prueba de ello el récord mundial de la disciplina en su primer año juntos y los dos subcampeonatos del Mundo, el primero en 2018 y el segundo en 2019, en Szeged, donde consiguieron el billete para Tokio.

«Han pasado casi dos años de aquello, pero bueno, confiamos en el trabajo, hemos trabajado muy duro los últimos dos años, y según todos los test que hemos realizado, estamos fuertes, el barco va fino y sabemos que si hacemos nuestra regata, centrándonos en lo nuestro, vamos a ser un K2 a batir y que como realicemos una buena prueba, somos de los mejores» ha dicho Peña.

Antes de viajar a Tokio, la última Copa del Mundo realizada en Hungría, no fue del todo bien,  ya que no entraron en la final. Sin embargo, eso no preocupa al deportista de Basque Team. Afirma que compitieron en la zona valle de su rendimiento y lejos del pico de forma en el que llegan ahora a los Juegos de Tokio.

La presión tampoco supone un problema; han demostrado que saben gestionarla. Saben que todas las miradas estarán puestas en ellos, primero el día 4 de agosto (11:38, 4:38 hora de Euskadi), con la disputa de la eliminatoria y de los cuartos de final. Las dos primeras embarcaciones de la tanda clasificatoria pasan directamente a la semifinal, sin tener que competir en los cuartos. Un día después, el 5 de agosto, se disputará dicha semifinal y también la final.