basqueteam fomenta el deporte de alto nivel del País Vasco

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar
Captura de pantalla 2020-04-02 a la(s) 13.13.08
Piragüismo 02
abril
2020

«Yo creo que el aplazamiento de los Juegos ha sido la decisión más acertada»

La Fundación Basque Team ha hablado con la piragüista de aguas tranquilas Begoña Lazkano sobre el confinamiento generado por la pandemia del coronavirus Covid-19 y sobre el aplazamiento de los Juegos. Antes de surgir esta situación, Begoña se preparaba para hacer frente al preolímpico que le diera plaza para competir en los Juegos de Tokio, los que serían sus primeros Juegos. Ahora sigue entrenando en su casa y para ello trata de aprovechar los medios a su alcance, como la pequeña piscina que tiene en su jardín, donde ha introducido una de sus piraguas.

«Se está llevando bastante bien dentro de lo que cabe. Yo en mi caso tengo bastante ocupado el día al completo. Entreno dos veces al día y además estoy siguiendo las clases programadas por la universidad, así que el día lo tengo estructurado para tenerlo prácticamente ocupado. Lo estoy viviendo con las ganas que tengo de salir al agua, pero lo estoy llevando bastante bien».

«Nos pilló en Madrid, yo entreno en Madrid y vivo en la residencia Blume. Entreno en un pantano que está a 50 minutos de la Blume por carretera, y la noticia nos pilló en Madrid donde ha sido el foco principal de la pandemia en España, e iba haciéndose más grave la situación. Yo recuerdo que en el grupo de la universidad ponían ‘hoy han cerrado las clases’ y yo decía ‘esto se está poniendo cada vez más grave’… Estaba pasando todo muy rápido, hasta el día que dijeron que iban a cerrar la Blume y entonces fue cuando tuvimos que decidir algo bastante rápido, sobre la marcha, y lo que pensamos es que como habíamos estado en el foco principal de contagio, lo mejor iba a ser alquilar una casa cerca del pantano donde entrenábamos, porque así no teníamos que volver directamente a casa y podíamos esperar unos días para ver si el virus se desarrollaba y así no ir cada uno a su lugar de origen, y por otro lado estábamos esperando a ver si nos concedían algún permiso para poder salir al agua como deportistas. No llegó ese permiso, pero con simuladores pudimos seguir con nuestro trabajo fuera del agua. Hemos estado viviendo en una casa hasta que nuestro entrenador y nosotras hemos decidido, viendo la situación, que el trabajo con simuladores lo puede hacer cada uno en su casa, que es el sitio que más tranquilidad y estabilidad nos va a dar. Cada uno en función de sus posibilidades decidió si se quedaba en aquella casa o volvía a su lugar de residencia. En mi caso yo decidí volver a casa porque me dejaron desde el centro de Orio un ergómetro y la verdad es que he seguido el trabajo igualmente».

«El factor psicológico ha sido bastante clave porque nuestro deporte depende bastante de los Juegos Olímpicos. Cuando decidieron posponer los Juegos ya todo cambia, los procesos preolímpicos se paralizan o hay que moverlos. También el calendario nacional iba un poco en función de esos preolímpicos. Cuando saltó la pandemia todas las competiciones de piragüismo se cancelaron a dos meses vista. Todo se bloqueó y tenías que evadirte y decir ‘yo voy a seguir entrenando para lo que sea, confío en mi entrenador y en el plan que él pone para que lleguemos bien a donde haya que llegar’. No sabemos exactamente a qué pero es algo que poco a poco se va a esclarecer, e iremos teniendo más claro para qué estamos entrenando pero el trabajo sigue siendo intenso y bueno, entonces, poco a poco intentando llevarlo».

«Yo creo que el aplazamiento de los Juegos ha sido la decisión más acertada. Los deportistas estábamos en una tesitura como de tener que decantarte entre ser un ciudadano responsable y decidir quedarte en casa pase lo que pase, y por el otro lado pensar que había unos Juegos Olímpicos en julio. Entrenar es mi trabajo, no es un hobby. Tengo que salir a la calle a entrenar. La gente que ya tenía la plaza sabe que va a ir a los Juegos o que en un momento va a tener los Juegos pero si no la tienes todavía y tienes que pasar por un proceso preolímpico, todo es como un poco de incertidumbre. En los dos casos. Yo creo que es lo más acertado. Lo que tiene que primar es la salud y como sociedad nos debemos a lo que nos digan que es lo correcto y si hay que quedarse en casa, lo más coherente es aplazar los Juegos, que todo vuelva a la normalidad y que ahora mismo estemos centrados en lo más importante que es como ciudadanos estar en casa y limitarnos a hacer lo que nos dicen».