attentionHemos cambiado de número de teléfono: 94 403 28 70
basqueteam fomenta el deporte de alto nivel del País Vasco
Imagen208.jpg
Otros 14
octubre
2012

Iñurrategi, Vallejo y Zabalza salen del campamento base camino de la cima del Nuptse

Realizarán un primer intento por la vía que abrieron los ingleses en 1961 en estilo alpino

Domingo, 14 de octubre de 2012.- “En alta montaña, la rapidez con la que se desarrolla una ascensión da la medida exacta de la maestría de los que la realizan”, escribió Terray. Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han cargado sus mochilas esta mañana en el Campo Base (4.600) para ascender por la que se considera, una de las murallas más impresionantes del Himalaya, la afilada Cara Sur del Nuptse (7.861 m) con sus 5 kilómetros de ancho y un desni vel de 2.500 metros. Lo harán, esperan, en 4 días más uno de descenso, en un solo intento, los tres solos, sin oxígeno, sin cuerdas fijas, sin preparar campos …sin parar. Estilo ligero, estilo alpino.

Hoy domingo esperan llegar hasta un collado a 5.800; 4 o 5 horas por terreno pedregoso e incómodo, fuertes pendientes de piedra suelta que dificultan el trayecto, sobre todo cuando llevas más de 20 kilos a la espalda.

Durante la segunda jornada, el objetivo es alcanzar los 6.500 metros aproximadamente, un tramo complejo y lento, con muchos largos de escalada por roca, hielo y nieve. El día 3 tratarán de situarse en la base de un gran muro rocoso, a 7.100, y, si les da tiempo, escalarlo para poner cuerda y poder superarlo con mayor facilidad en las oscuras y frías primeras horas de la madrugada del día de cumbre. Tras esos 100 metros de complicada franja rocosa, intentarán la cima “si el viento y las fuerzas nos dejan”. La escalada alpina en el Nuptse es de mucho compromiso; suma la escalada muy técnica en verticales paredes y la laboriosa ascensión de un gigante de casi ocho mil metros. Se han preparado para ello, aclimatando varias noches en altura por encima de los 6.000 metros, aunque, como bien dicen, “la altura es traicionera”. Además está el factor viento, que en los últimos días comienza a subir. “hemos observado” dice Mikel Zabalza “que es a partir del mediodía cuando el viento arrecia así que trataremos de ir rápido y parar al mediodía”.

Supongo que de bajada volveremos a dormir en el v-3 o v-2 y de allí al base el día 18 si todo va bien”, cierra Juan.

No queda nadie de la expedición en el Base; se van los tres solos con sus mochilas y un contacto con el mundo de abajo, un teléfono satélite para contarnos qué tal van y recibir previsiones de viento.